(33) 3585-2896 / 3861-4562 info@cwesley.com.mx

Noticias

Comercializadora Wesley S. A. de C. V.

Las claves de la eficiencia energética en los sistemas de aire comprimido

La producción de aire comprimido va siempre ligada a la formación de condensado. Éste suele contener aceite e impurezas que se distribuyen en toda la red de aire comprimido, lo cual representa un verdadero problema, ya que puede ser el origen de averías y costes adicionales.

El primer paso en el tratamiento de los condensados comienza en el diseño de la instalación. Es preciso tener presente todos los bajantes para asegurar el drenaje de la instalación completa y también contemplar su instalación tras cada uno de los componentes que tratarán la calidad del aire. Esto convierte al purgador de condensado en el componente más abundante dentro del sistema de aire comprimido.

Existen diversas soluciones en el mercado, veamos sus características:

  • Purgadores de boya o flotador.

Expulsan el condensado cuando éste alanza un nivel determinado. Su coste es bajo, pero se suelen atascar y tienen problemas de funcionamiento, esto ocasiona trabajos de mantenimientos frecuentes.

  • Purgadores electrónicos temporizados.

Ofrecen mayores garantías de funcionamiento que las purgas de boya. Sin embargo, el hecho de que se accionen independientemente de la cantidad de condensado acumulado provoca usos innecesarios, unido al hecho de que descargan grandes volúmenes de aire comprimido, provocan un coste de explotación elevado. ¿Cuánto cuestan las pérdidas provocadas por las fugas de los purgadores temporizados?

Cada vez que se acciona un purgador temporizado se provoca una pérdida de aire comprimido, ¿es realmente tanta la pérdida? Dejemos que hablen los números:

Pongamos como ejemplo una pequeña instalación con una tubería de 8 mm que trabaje con una presión de 7 bar, por tanto con un flujo de aire aproximado de 4,62 m³/min., que funciona 8.500 h al año. Una válvula temporizada que se abra durante 5 segundos cada 10 minutos, (esto es 30 segundos cada hora) consumirá 2,31 m³ de aire cada hora.

BEKOMAT, la solución a las fugas de aire comprimido

Para evitar costes innecesarios y daños al sistema la evacuación del condensado debe efectuarse en el momento y en la cantidad precisa. Para conseguirlo, los purgadores BEKOMAT funcionan con un sensor de nivel. La regulación electrónica según nivel del BEKOMAT permite una evacuación del condensado sin pérdida alguna de aire comprimido, contribuyendo a un ahorro de energía y a reducir las emisiones de CO2. Por eso, los purgadores BEKOMAT se amortizan con gran rapidez.

Una amplia gama de purgadores ofrece el equipo óptimo para compresores de todas las potencias y clases, para todas las presiones de sistema y cualesquiera que sean las condiciones de funcionamiento. Más de 3.000.000 de unidades vendidas en todo el mundo lo han convertido en un estándar para la evacuación segura y económica del condensado.